domingo, 13 de diciembre de 2009

REPLAY

Te levantas una mañana. Medio grogui, te diriges al cuarto de baño. Levantas la tapa, y con los ojos medio cerrados haces malabares para no salirte de la taza. Tranquilamente bajas la tapa, tiras de la cisterna, te lavas las manos, la cara... !Total, hay tiempo!
Con sumo cuidado entras al cuarto, coges la ropa procurando no hacer ruido, y aún grogui, pero eso sí, son las legañas en los ojos te vistes.Desayunas. Coges la mochila y sales de casa.
El frío de la mañana te hace caer en la cuenta de que como tantos otros días te has dejado los guantes en casa.
Llegas a la parada y mientras esperas al bus piensas : "¿Realmente es HOY un día NUEVO? O en cambio ¿Será como los 6017 anteriores?"
El viaje en el bus, no es más entretenido. Te sientas y lejos de atraerte la música que suena en la radio estás absorto en tus pensamientos mientras oyes a unos y otros despotricar. 
Una vez ha parado el bus, el chófer, haciendo gala de su simpatía te dedica unas palabras. Tú no le escuchas (total, siempre dice lo mismo), en realidad estás mirando tu reflejo en sus gafas Ray-Ban y en su calva mientras dudas de en cuál de las dos te reflejas mejor.
Entras al centro, y esperas fuera del edificio mientras te quejas de todo cuanto te rodea y aprovechas para hacer algo de vida social.
Una vez abierta la puerta, deseas quedarte fuera, deseas no entrar; aunque sea por hacer algo diferente que diferencie HOY de AYER.
Seis interminables horas más tarde, vuelves a subir al bus. El chófer te vuelve a dedicar unas palabras mientras tú subes las escaleras haciendo caso omiso de cuanto dice. Te sientas, y te encuentras con la misma situación que por la mañana. Más de lo mismo.
Una vez se para el bus, caminas con lentitud a casa pensando en que menú tocará hoy.
Llegas a casa, compruebas que has acertado, y empiezas a comer la tortilla de patatas. Enciendes la tele, y ves como ponen la misma programación de siempre. Comes a prisa, para hacer cuanto antes la tarea.
Te levantas, recoges la mesa y rumbo al ordenador. Miras el TUENTI. Tras clicar 5000319 veces en Inicio, ves que realmente no hay nada nuevo y te pones con la tarea.
Acabada la tarea, miras otra vez el TUENTI y tras otros tropecientos clics en Inicio te pones a estudiar.
Acabada la sesión de estudio, te vas a la ducha. Enciendes la radio, abres la mampara y mientras te estás duchando, oyes como se patrocinan The Sensual Tea, Don Regulo, Car Glass, Energisil...
Sales entre vapores y una vez con el pijama puesto te vas a cenar.
"!Sopa!!Gran sorpresa la mía!"
Tras acabártela rápidamente, te cepillas los dientes y te acuestas. Das seis vueltas y media en la cama y acabas por dormirte.


Ocho horas más tarde:

REPLAY►► Te levantas por la mañana. Medio grogui...

9 comentarios:

Hanna dijo...

hahaha.. buena descripcion de nuestras semanas.. "grogi" xD

Anónimo dijo...

jajajajaja gran verdad!! xD
si te paras a pensar así, vaya vida de m... tenemos la mayoría de los días jeje
Pues q qieres q te digaa, q me gusta mucho tu manera de expresarte, como en los otros textos también..
jaja y la parte q mas me he reido ha sido la del chofer, q si las gafas Ray Ban y la calva xD jaja
buenoo y luego eso de darle Inicio una pexá de veces al Tuenti es una gran verdad jajaja
Pues nadaa, besoss feoo ^^
Ah!! y así me gustaa, q no vayas dejando de lado lo de escribir :)
``Esguince de tobillo´´ jaja

jaramos.g dijo...

El tedio de la rutina. Este es otro de tus escritos que no me gusta. No porque esté mal en sí, sino porque me desagrada, ya lo sabes, que me muestran el lado gris de la vida, su gesto inerte, sus genes difuntos, su actitud medio grogui o enteramente extraviada. Quiero la que escondes detrás de tu narración. Las dos vertientes existen. Es cuestión de elegir una. Para escribir sobre ella y/o para vivirla.

MARIAG dijo...

No estoy de acuerdo con jaramos, hay que escribir sobre la vida y la vida tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Lo que tienes que cambiar no son tus escritos sino tu actitud ante la vida. Cuando te levantes no pienses que va a empezar un día que va a ser igual que el anterior, márcate un reto y nunca te acuestes sin haber vivido una experiencia nueva, por muy insignificante que sea.

María.
P.D. Siento contribuir al tedio del instituto.

jaramos.g dijo...

MariaG, en algunas cosas se ve que no estamos de acuerdo. Por ejemplo, yo no creo que "haya" que escribir sobre..., como si fuera una obligación; cada uno escribe de lo que le interesa, es libre. En cuanto a mi comentario al texto de Cecilio, quiero aclararme un poco. A mí no me gusta el humor negro y él lo sabe. Es decir, recrearme en la desgracia, la limitación, la flaqueza, lo desagradable o rutinario... del hombre y su comportamiento. No soy tan desapaionado como él ni controlo tanto mis sentimientos. Yo no podría narrar esa jornada con la actitud que él lo hace, sin alterarse, sin acusar, sin acorralar ese modo de vida y buscar salidas... Nunca que me paro a contemplar el dolor, la desgracia, la mediocridad, la imperfección... me quedo en ellas. Mucho menos, las elijo como tema literario en sí. En todo caso, las tomo punto de partida para buscar el modo de superarlas, contrarrestarlas, redimirlas... En este sentido dije que no me gustaba ese post de Cecilio. Me desasosiega que se miren tales aspectos de la vida, tales perfiles humanos, tan sosegadamente, con tanta distancia, que incluso cabe el guiño humorístico. Ahora bien, lo que sí me chifla es la discusión, el contraste de puntos de vista, confrontar ideas..., como tú y yo ahora. Ojalá en mi blog, que te invito a visitar, y a todos los demás comentaristas (http://ahitequieroyover.blogspot.com/), surgiera muy a menudo la controversia. Saludos.

La Trucoteca dijo...

Realmente bueno :)
Saludicos!

C3C1 dijo...

Gracias La Trucoteca :)
Se hace lo que se puede, no te puedes ni imaginar la ilusión que me ha hecho el que leas y comentes mi post.
Gracias a todos, porque sois los que conseguis que esto siga adelante :)

MARIAG dijo...

Jaramos, he tardado dos meses en contestar y no porque tuviera algo muy interesante que decir, más bien porque no tengo nada que añadir a lo que has dicho. Estoy de acuerdo contigo, hay que sacarle la chispa a la vida hasta en la monotonía.

Roxana Glú Glú dijo...

Bueno, la vida, los días de instituto son rutina. Son días que se hacen eternos, y más en temporada de exámenes. Yo soy una persona bastante pesimista. Pero en ciertos casos le saco el lado positivo a la vida. Pero esta entrada dice lo que es realmente.Enhorabuena, me gusta.